Covid-19 Y COMERCIO

Entrevista a Jesús Martínez, vicepresidente de la AER

  • 06 de May, 2020
  • |Carmina Meneses - JUGUETES b2b

Conocemos la situación y futuro del retail a partir de las valoraciones del socio fundador y vicepresidente de la Asociación Española del Retail.

La Asociación Española del Retail (AER) inició su actividad gracias al interés de un grupo de directivos apasionados del mundo del retail y con un propósito común: la difusión, apoyo, desarrollo y profesionalización del retail en nuestro país. Entrevistamos a Jesús Martínez, socio fundador y vicepresidente de la AER, para conocer la situación y futuro del retail tras la crisis provocada por el Covid-19.

- ¿En qué situación se encuentra actualmente el retail? ¿Cuáles son sus opciones?
En el retail, se espera que cierren más de 100.000 comercios en España, la mayoría pymes y autónomos, aunque también caerán algunas grandes corporaciones. Además del tiempo que puedan permanecer cerrados, pagando gastos de alquiler y otros, sin ingresos de ningún tipo, lo peor está por venir, ya que los hábitos de consumo van a cambiar radicalmente.

Los consumidores cambian su estilo de vida debido a las medidas de seguridad autoimpuestas y principalmente por una crisis económica que sumirá al país en una gran depresión con niveles de desempleo que superarán el 20 %. El retail debe de reestructurarse, avanzando firmemente hacia la omnicanalidad. Soy físico, soy online, tengo la mejor atención y tengo la mejor interconexión con mis clientes, que volverán sin duda a valorar la grata experiencia de compra en los locales físicos, pero se necesitaran apoyos económicos en estas fases de la crisis.

Hoy la principal labor del retail es conseguir que el consumidor recupere la confianza y pierda el miedo, para ello deberemos asegurar al 100 % la seguridad en la compra y dar la tranquilidad de que todo está bajo control.

- ¿Cuáles son las principales medidas que debería aprobar el Gobierno para ayudar al retail?
El retail reclama al gobierno mayor claridad y definición de plazos, así como medidas concretas de ayudas efectivas, dependiendo de la situación de cada sector. Hoy en día los retailers se encuentran en una encrucijada en la que, por una parte, deben de acogerse a los ERTES y, por otra parte, comprometerse a no despedir a ningún empleado en 6 meses, pase lo que pase.

Hoy la principal labor del retail es conseguir que el consumidor recupere la confianza y pierda el miedo, para ello deberemos asegurar al 100 % la seguridad en la compra y dar la tranquilidad de que todo está bajo control

Ante una situación de hundimiento de la economía, el gobierno debe salvar el tejido productivo, el turismo y el comercio entre otros muchos, por lo que la flexibilidad y reducción en el pago de impuestos deben de implantarse desde ya. Nuevas normativas que aseguren la seguridad de los consumidores en el punto de venta y que ayuden al pequeño y mediano comercio a adaptarse a ellas. Mientras no se detecte una recuperación clara de las ventas, se debería poder aplicar en consenso con los propietarios de los locales, rentas variables en función de las ventas.

Igualmente el Gobierno debe de inyectar liquidez a las empresas, con préstamos a 0 interés por parte de las instituciones financieras y que realmente estos lleguen a los pequeños comerciantes de verdad, no como anuncio de propaganda electoralista. Por otra parte, la revisión de un pacto social para la mayor contratación en condiciones especiales que se requiere estos momentos especiales.

El futuro del retail. No se puede hablar de un futuro del retail en general. Habrá sectores que tengan un gran crecimiento y otros que morirán en el camino. Se espera un decrecimiento en la economía superior al 10 % del PIB con lo que miles y miles de comercios que no tienen los medios ni el acceso a la financiación van a morir. Los que permanezcan, saldrán fortalecidos, mucho más preparados y productivos. El futuro del retail es omnicanal, no se distinguirá entre lo físico y el on-line, son ventas al fin y al cabo, hechas de formas diferentes. Hay retailers que tendrán que transformarse, por ejemplo, muchos centros comerciales se convertirán en centros de ocio, surgirán nuevos negocios, que hoy aún no existen y no nos imaginamos, nuevos servicios enfocados a nuestra vida en casa. El retail físico seguirá siendo fundamental en nuestras vidas, eso sí, se producirá una constante renovación hacia los cambios que se están produciendo en los hábitos de vida.

- ¿Cómo cree que serán las reaperturas de las tiendas?
Como ya ha indicado el gobierno, estas se producirán de forma escalonada.
A mi modo de ver, no se debería de discriminar estas aperturas por los metros cuadrados, ni por el aforo, sino por la capacidad de separación que tenga cada comercio y las medidas implantadas que aseguren que no hay contacto físico entre los clientes.

- ¿Cómo deberá afrontar el retail el nuevo futuro que se presenta?
Esta crisis ha permitido a muchos consumidores conocer y probar las compras on-line, esto ha hecho que el avance haya sido muy superior al normal. El retail físico debe de potenciar sus puntos fuertes y detectar las oportunidades, estoy seguro de que hay mucho recorrido aún en lo que llamamos trabajar en mejorar la experiencia de compra del cliente. Por muy cómodo que resulte la compra on-line y recibirla en casa, el ser humano necesita contacto, necesita ver, tocar y hacerse ver, hablar con una persona y no con un ordenador. Las tiendas físicas deben entender y especializarse en atención del cliente, y también desarrollar igualmente sus páginas web para facilitar la compra on-line y recogida en la tienda o servicio a domicilio.

- ¿Cómo considera que actuará el consumidor? ¿Cuáles serán sus prioridades?
El consumidor irá poco a poco tomando la confianza y volviendo a la normalidad. Su consumo se centrará más en las tiendas de proximidad en su barrio. En un tiempo, priorizará locales que le den garantía de higiene y donde el contacto entre clientes este bien estructurado.

La alimentación será más saludable, la vida social será más restrictiva y en muchos casos se limitará a reuniones en las casas con familiares o amigos, más que salir a restaurantes. Seremos más selectivos y decisivos a la hora de elegir dónde comprar y elegiremos más a los verdaderos profesionales que nos den la confianza.

Si quieres compartir...