Experiencia de compra

Cómo mejorar la experiencia de compra en el punto de venta

  • 26 de Mar, 2020
  • |Oriol Cortés - JUGUETES b2b

Los últimos años el retail está afrontando importantes retos, con los nuevos hábitos de compra y el auge de Internet obligando a los detallistas a reinventarse.

El sector del retail está cambiando rápidamente en los últimos años, con las nuevas tecnologías, el auge de internet y los nuevos hábitos de compra que obligan al sector a reinventarse y adaptarse a las nuevas necesidades y demandas. A pesar del incremento de las compras online, algunos estudios demuestran que al consumidor todavía le gusta comprar en las tiendas físicas, y uno de los principales motivos de ello son las experiencias de compra que ofrecen los puntos de venta. ¿Pero cómo puede el detallista mejorar las experiencias que ofrece en la tienda física? Si hablamos de experiencia de compra en el punto de venta, lo primero que nos suele venir a la cabeza son actividades especiales organizadas en la tienda o demostraciones de productos, pero la verdad es que abarca muchas otras cosas. Desde las acciones previas pensadas para atraer al cliente a la tienda, hasta acciones más diferentes como simulaciones con realidad virtual o pruebas de producto, pasando también por el trato y la atención al cliente en el punto de venta, la experiencia de compra abarca un amplio rango de aspectos y acciones.

Trato con el cliente
En cuanto a los elementos más vinculados al trato directo con el cliente, la experiencia de compra suele estar ligada a las percepciones y los sentimientos del consumidor, y es por ello que el vendedor debe ser capaz de detectar qué es lo que quiere cada cliente y así acompañarlo de la mejor manera posible durante el proceso de compra. Algunos expertos coinciden en apuntar una serie de aspectos que se deberían tener en cuenta para mejorar la experiencia de compra del consumidor: el proceso de venta tiene que fluir, con procesos sencillos que se deben ir ajustando en cada momento; la capacidad de crear un ambiente que atrape al cliente, teniendo en cuenta que el trato y la atención son claves para cumplir este objetivo; que los empleados conozcan a la perfección el producto que están vendiendo, sobre todo teniendo en cuenta que los consumidores de hoy en día ya llegan a la tienda muy informados, y muchas veces tan solo quieren resolver las últimas dudas o recibir algún consejo antes de la compra final; tener presente que la experiencia no acaba cuando el cliente paga, sino que sigue después, y por ello es muy importante también ofrecer un buen servicio de posventa.

Nuevas tecnologías
La experiencia de compra también se puede mejorar gracias a la integración y el uso de las últimas tecnologías, siempre y cuando estas se apliquen o bien con el objetivo de agilizar el proceso de compra del cliente, o bien con el objetivo de crear un verdadero impacto en el consumidor, de manera que quiera volver sí o sí al punto de venta. Cada vez son más los detallistas que apuestan por la tecnología en la tienda física, y la verdad es que cada vez son más las opciones que se ofrecen en este ámbito, desde tabletas y pantallas digitales que permiten consultar el catálogo de la tienda o incluso realizar compras online desde el mismo establecimiento, hasta las cajas de auto-cobro que permiten acelerar el proceso de pago y reducir las colas, pasando por la integración de la realidad aumentada o la realidad virtual, que permiten al consumidor vivir una experiencia completamente única cuando va a comprar.
 

Si quieres compartir...