La población española se reduce a un ritmo de 72 personas cada día

Cambios en la natalidad y las familias de España

  • 22 de Dic, 2016

Fruto de la diferencia entre las muertes y los nacimientos, la población española se reduce a un ritmo de 72 personas cada día, por lo que entre enero y junio de este año, España perdió 12.998 habitantes. De hecho, durante el primer semestre del año, solo nacieron 195.555, los cuales no fueron suficientes para contrarrestar la cifra de 208.553 muertes que se dieron en el mismo periodo.

Natalidad: tendencia a la baja
Según las Estadísticas del Movimiento Natural de la Población difundidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), de donde se desprenden estos resultados, los nacimientos de los seis primeros meses del año suponen un descenso del 4,6% respecto los que tuvieron lugar durante el mismo periodo del año anterior. Por su parte, el crecimiento vegetativo fue negativo (12.998), aunque desde el INE señalan que “los primeros semestres de cada año se caracterizan por tener una mayor mortalidad y menor natalidad”.

¿Cómo han cambiado las familias en España?
El INE realiza cada diez años un análisis de los Censos de Población y Vivienda con tal de sacar conclusiones respecto los cambios en las familias españolas. En este sentido, de sus análisis realizados en 1991, 2001 y 2011 se desprende que más allá de la natalidad y el saldo vegetativo de nuestro país, las estructuras familiares han ido variando en España hasta ser totalmente diferentes a cómo eran 25 años atrás.

El tipo de familia más común entre los españoles en 1991 era la formada por una pareja y dos hijos, mientras que en la actualidad, la estructura más popular es la de la pareja sin hijos, seguida de las parejas con un solo niño o niña. Así, el número de familias numerosas (con tres o más hijos) no ha parado de descender en los últimos 25 años, hasta el punto que actualmente ya hay más familias formadas por una madre y un hijo que el de familias con tres hijos.

Por su parte, las familias con cuatro hijos son aún menos comunes, superadas por los hogares formados por una madre y dos hijos o un padre con uno o dos hijos. De este modo, las familias con cuatro hijos eran seis veces más comunes en 1991 que ahora. En este sentido, los expertos atribuyen este cambio en la natalidad y las estructuras familiares al cambio social, iniciado mucho antes de la crisis económica, aunque los factores financieros también han tenido influencia en el descenso de los alumbramientos.

Si quieres compartir...