Emili Alsina, director, Ediciones Just

La suma de las partes

  • 12 de Nov, 2012

Un dato relevante de los publicados por NPD es el incremento que se está viendo en el precio medio del producto, a pesar de las caídas en ventas totales tanto por valor como por unidad. Es decir, los padres se gastan menos en conjunto, pero más en cada producto.

Esto incide de nuevo en un aspecto importante de la coyuntura actual: el consumidor es cada vez más racional y se fija en que el producto tenga una buena relación calidad precio. Es decir, sin duda mirará el precio y valorará cualquier descuento, pero tendrá en cuenta el gasto total, no sólo lo que le cueste cada producto.

La estrategia de cada comprador será diferente. Es indudable que se tendrán en cuenta ofertas y descuentos, sobre todo cuando tanto fabricantes como distribuidores los ofrecen ya de entrada. Pero una forma de ahorrar, como comentan profesionales de los tres sectores en los que se mueve Key4Communications, puede ser comprar un buen "gran" producto (como la silla de paseo o el juguete central para el niño en las navidades) y ahorrar en cambio en los complementos, dejando de comprar juguetes más pequeños u optando por marcas más baratas en los accesorios.

Es decir, el ahorro no pasa ni mucho menos por la renuncia a la calidad y a la innovación. Las familias seguirán valorando estos y otros muchos factores, dentro de sus posibilidades. Sin duda, el precio será un factor fundamental, pero no el único, y probablemente se mire más el coste final de toda la compra navideña o cara al nacimiento, que el precio unitario de cada uno de los artículos que se adquiera.

Si quieres compartir...