Según la empresa global de marketing Edelman

Penalizaciones a las empresas para proteger los derechos de los consumidores

  • 06 de Abr, 2018

La utilización de los datos de los usuarios con fines comerciales por parte de las grandes empresas es uno de los motivos de desconfianza de los consumidores.

La confianza es uno de los valores que las empresas más buscan, ya que se traduce en una fidelización de sus clientes. Sin embargo, éstos cada vez tienen más herramientas informativas y comunicativas para conocer más sobre ellas. En el contexto actual, el consumidor puede hacer una búsqueda más exhaustiva del producto final y sobre las operaciones que llevan a cabo las empresas, lo cual les hace ser más críticos.
Para más de dos tercios de los encuestados, la tecnología es un factor favorable
Según un estudio elaborado en California por la empresa mundial de marketing Edelman, los ciudadanos ya no confían tanto en las empresas como lo hacían hace unos años, ya que consideran que éstas no los tienen entre sus grandes prioridades. Uno de los motivos de esta falta de confianza es la utilización de los datos de los ciudadanos con fines comerciales por parte de las grandes empresas.

Penalizaciones para proteger a los clientes y trabajadores

En este sentido, el estudio indica que el 89% de los encuestados opinan que las empresas deberían tener represalias por haber vulnerado la protección de datos de los usuarios. También les gustaría que el gobierno fuera más exigente con las compañías por mudar su fabricación al extranjero (82%) o por reemplazar a sus trabajadores con máquinas (66%).

Enamorados de la tecnología pero críticos ante las compañías

Hoy en día, el ciudadano está acostumbrado a tener todas las ventajas en el terreno de las tecnologías: rapidez de la información, comunicarse a todas horas, el poder de expresar todas sus opiniones en la red… Así, para más de dos tercios de los encuestados, la tecnología es un factor favorable. Sin embargo, estos no se sienten tan cercanos a las compañías tecnológicas. Creen que están demasiado poco reguladas y que deberían ser penalizadas por sus errores. En concreto, el 79% de ellos cree que estas compañías tienen la obligación de informar sobre las políticas que pueden perjudicar a sus empleados o clientes. Asimismo, el 66% dice que la industria tecnológica es reactiva -en lugar de proactiva-, y que, en general, las compañías no toman la iniciativa.

Si quieres compartir...