Según los resultados del estudio The Future is Female, de Havas Creative

Los consumidores dicen basta a los mensajes con estereotipos de género

  • 31 de Oct, 2017

Recientes estudios demuestran que los consumidores sienten rechazo y resentimiento por los mensajes publicitarios que emplean clichés y estereotipos.

Recientes estudios que analizan el impacto publicitario en los consumidores han demostrado que el uso de clichés y estereotipos hace que los emisores de los mensajes (empresas y marcas) terminen no conectando con la audiencia. En este sentido, las marcas han empezado a experimentar con otro tipo de mensajes que se alejan de la publicidad estereotipada y se dirigen a los consumidores que sienten rechazo por ella. Además, las investigaciones actuales en ese campo revelan que mantener la utilización de personajes encasillados en roles sociales no sólo hará que las marcas no conecten con los consumidores, sino que además generará entre el público un sentimiento de rechazo.

Del rechazo al odio hay un paso

En este sentido, el uso de clichés y estereotipos hace que los usuarios empiecen con el rechazo hacia las marcas y terminen con el odio hacia las mismas. Como ha descubierto recientemente el estudio The Future is Female, elaborado por Havas Creative tras analizar las reacciones de los consumidores (hombres y mujeres) ante la publicidad en 32 países, seguir usando estereotipos de género en la publicidad ya no les deja indiferentes. Así, según se desprende de la investigación, los mensajes que incluyen a la figura femenina que limpia o cuida de los hijos, y al hombre que no sabe cambiar pañales están creando resentimiento entre los espectadores, no solo porque no se sienten identificados, sino también porque sienten “rechazo”.

El estudio ha puesto de manifiesto que también ha cambiado la visión que los consumidores tienen de las posiciones de los diferentes géneros en la sociedad. En este sentido, las conclusiones de The Future is Female recuerdan que los encuestados tienen claro que los hombres ya no son quienes marcan cómo debe ser el mundo. Pues el porcentaje de hombres que declara que las cosas funcionan mejor en el trabajo si es el hombre quien manda o que el hombre debe ganar menos que la mujer es bajo. No obstante, todavía no se encuentra en mínimos.

Así, los cambios en la sociedad que muestra el estudio deben reflejarse en la estrategia publicitaria de las marcas, que conseguirán penetrar en un mayor número de consumidores si se alinean con sus pensamientos de igualdad y equidad entre los diferentes grupos de género y demográficos.

 

Si quieres compartir...