Las empresas de consumo españolas toman consciencia de la importancia de integrar la totalidad de sus procesos en aras de centrarse en el consumidor

El omninegocio, reto para 2018

  • 27 de Ene, 2017

Según el estudio, las empresas han tomado consciencia de la importancia de integrar la totalidad de sus procesos en aras de centrarse en el consumidor, convirtiéndose en un omninegocio.

Según los datos revelados por KPMG en su último informe ‘Enfocados en el cliente: el modelo de omninegocio’, las empresas de consumo españolas ya se han marcado sus objetivos de cara a enfrentar los nuevos retos hasta 2018. Generación y conservación de clientes, mayor uso de redes sociales, o el desarrollo de profesionales con talento son aquellas prioridades que se sitúan a la cabeza para un 39% de las respuestas del estudio. De esta manera, y según el estudio, las empresas han tomado consciencia de la importancia de integrar la totalidad de sus procesos en aras de centrarse en el consumidor, convirtiéndose en un omninegocio; más allá de la integración de sus canales de venta.

Integración de canales y uso de datos, al alza

Aunque tan solo el 8% de los directivos españoles encuestados para el informe dice tener sus canales de venta integrados, durante los próximos dos años el 55% de ellos dice confiar en haber alcanzado la omnicanalidad. Así, la cifra aumenta si se analizan los resultados a nivel global, con un 74% de las compañías planeando la integración para el mismo periodo.

Además, también el uso de datos se presenta como un hecho importante a tener en cuenta. En este sentido, tal como dicen los datos de la encuesta, su uso se duplicará en los próximos dos años: las empresas españolas se centrarán en la fijación de precios y surtido (74%), creación de experiencias personalizadas para el consumidor (71%) y predicción de la demanda de los clientes (68%).

Mejora de la cadena de suministro
Con el objetivo de soportar nuevos modelos con canales integrados, la mejora de la cadena de suministro también recibe un peso clave para las empresas de consumo. Así, tal como revela KPMG, las firmas intentarán mejorar su integridad y calidad en los dos años que se avecinan teniendo en cuenta un factor clave: la mejora de la colaboración entre fabricantes, proveedores y minoristas (63%). Un dato que, cuando se analiza a nivel global, adquiere importancia para un 40% de las compañías analizadas.

Millennials, una generación a tener en cuenta

Más allá de los retos mencionados por el estudio, las empresas también tendrán que hacer frente a esta generación de consumidores que está cambiando los patrones de consumo mundiales: los Millennials. Dicha generación puede ofrecer distintas oportunidades para las compañías de consumo españolas, como lo es la predisposición de gastar más en salud y bienestar (68%), seguido por el alto nivel educativo 47%), superior al de otras generaciones, así como la importancia de la autenticidad y los productos locales (42%).

No obstante, también esta generación presenta distintos retos para las marcas españolas: la generación Millennial está menos influida por la publicidad tradicional (42%), tiene menos propensión de comprar (37%), y se ve influenciada por las opiniones que se encuentran en internet, con distintas curvas de adopción de producto (32%).

Si quieres compartir...