Las marcas se preparan para recibir a una generación aún más digital que los millennials

A la conquista de la Generación Z

  • 19 de Jul, 2016

Los millennials ya no son el único segmento de consumidores por el que las marcas se preocupan. Ahora tienen la competencia de la llamada Generación Z, formada por jóvenes entre 6 y 22 años que han nacido y crecido prácticamente con el smartphone en la mano. Se dice de ellos que son autodidactas, creativos y sobreexpuestos a la información, y se encuentran actualmente en su entrada al mundo laboral.

Las compañías ya han empezado a centrar su atención en dicha generación, un grupo demográfico que parece que será más complicado de comprender que los millennials y que se convertirán en los más importantes consumidores del mañana. Además, varios estudios concluyen que su poder adquisitivo es ya elevado a pesar de su corta edad (solo en Estados Unidos, estos consumidores mueven 44.000 millones de dólares en consumo anualmente).

Permanentemente conectados
Por las circunstancias tecnológicas en las que han nacido y crecido, los jóvenes de la Generación Z son mucho más nativos digitales que los de la Generación X, quienes aún pueden recordar algunos años sin móvil y ordenador. El smartphone es muy importante en su día a día, por lo que están siempre conectados y esperan que las marcas les puedan ofrecer, a través de él, experiencias en tiempo real.

Como los millennials pero en un grado bastante mayor, están obsesionados con la autenticidad y muy preocupados por su futuro. Además, son mucho más pesimistas y están mucho menos ligados a la permanencia de las cosas. El interés por el consumo de lo efímero y cambiante hace que prefieran redes sociales como Snapchat y servicios online como la economía compartida, el streaming o el cloud.

¿Cómo deben actuar las marcas?

Las marcas deben ser conscientes de la realidad que rodea esta generación si quieren llegar a ella y conectar con este tipo de consumidores. De este modo, es recomendable que intenten entender el mundo de estos adolescentes, ser abiertas, transparentes y dar lugar a que ellos participen y comuniquen, además de emplear su lenguaje y sus códigos comunicativos. Las compañías tienen que ser jóvenes, no basta con parecerlo. Tienen que ser modernas y entender realmente el mundo de estos consumidores.

Si quieres compartir...