Les gusta consultarlos porque son una fuente informativa humanizada

Mamás millennials y vídeos online

  • 01 de Mar, 2016

Los consumidores, especialmente los millennials, dedican cada vez más tiempo a consumir contenidos audiovisuales por internet. Los millennials consultan estos vídeos no solo buscando el ocio, sino muchas veces lo hacen para informarse. Cuando quieren saber cómo hacer algo, van directos a YouTube. Por ello, no es de extrañar que los vídeos online también se hayan convertido en la guía clave para el cuidado de los hijos.

En los últimos meses varios estudios han ido señalado el peso que internet tiene en las decisiones de las madres millennials, al que se acaba de sumar uno realizado sobre una muestra británica. Este último estudio señala que el 60% de las jóvenes madres (y también el 44% de aquellos padres de más edad) están viendo ahora mismo más vídeos con consejos sobre la maternidad y con tutoriales sobre cómo enfrentarse al día a día con los niños que en el pasado.

Las madres millennials, no solo están viendo más vídeos que nunca, sino que  además les están dando cada vez más importancia y están haciendo que tengan más validez. Según los datos del mismo estudio, un 35% señala que ahora mismo están más inclinadas a confiar en los vídeos online que en ninguna otra fuente de información, frente el 31% que lo hace con la televisión, el 28 con el gobierno o el 20 con información proporcionada por la marca o por las webs de las compañías.

Adiós conversaciones en el parque, hola share video

Hasta hace unos años, era habitual que las madres comentaran con otras madres temas sobre el cuidado de sus hijos mientras esperaban a la salida del colegio, en el parque o cuando coincidían en partidos y actividades extraescolares. No es que no se siga haciendo, pero cada vez más madres millennials, un 63%, comparten vídeos con otras madres.

Estos vídeos triunfan porque las madres millennial los ven como una suerte de fuente informativa 'humanizada'. El vídeo es un contenido generado por una persona, una persona a la que pueden ver la cara mientras les cuenta la información que les está sirviendo. Y esto tiene un impacto directo sobre cómo se perciben las cosas. Ver la cara del interlocutor hace que los receptores sientan que pueden creerlos más, como apuntan los responsables del estudio.

Por qué tenerlo en cuenta si eres una marca

Las marcas tienen que comprender que las cosas han cambiado y modificar el foco sobre cómo llegan a estas consumidoras y cómo les permiten conocer sus productos y servicios. Por otra parte, las marcas tienen un nuevo filón al que echar mano para posicionarse. Ahora tienen que ser capaces de convertirse en la otra parte de la conversación. Humanizando la marca y bajando a este nivel, siendo capaces de producir estos contenidos, estarán ahí donde los consumidores los necesitan.

Si quieres compartir...