El consumo de productos físicos es cada vez más habitual entre los usuarios, que han visto aumentada su confianza respecto a la compra online

Se estima que el m-commerce podrá suponer hasta el 45% de todo el comercio electrónico para el año 2019

  • 27 de Jul, 2015

Si bien es cierto que existen precedentes de consumos con el teléfono, especialmente tonos de llamadas, apps o contenidos audiovisuales, con los nuevos smartphones ha crecido el espectro de compra. Los consumidores cada vez se muestran más abiertos a acceder al mComerce para adquirir muchos más tipos de productos y cerrar más procesos de compras. De hecho, quien está viendo un mayor crecimiento en las compras que se realizan desde terminales móviles son los productos tangibles, las cosas físicas.

Según un estudio de Javelin, por cada dólar gastado en compras en tiendas de proximidad, el m-commerce genera 19 dólares. Los consumidores, apunta el estudio, están cada vez más cómodos comprando cosas físicas desde sus móviles y el canal está convirtiéndose en un terreno altamente emergente. Según las conclusiones de su informe, de hecho, este es el único mercado que está creciendo de forma significativa en el terreno del ecommerce desde terminales móviles.

Datos del estudio:

Como señalan desde Javelin, el móvil se está convirtiendo en un medio cada vez más habitual de compra y se estima que el mercado seguirá creciendo de cara al futuro cercano. Las previsiones son que en 2019 existan unos 217.000 millones de consumidores que compren tanto desde aplicaciones como desde navegador pero siempre desde dispositivos móviles y que el 45% de todo el ecommerce se realice desde terminales móviles.

El estudio también estima qué tipo de productos serán los más adquiridos por los consumidores: los bienes físicos serán lo más común y el 51% de los usuarios móviles comprarán desde sus terminales estos elementos. Le seguirán los juegos (un 38% de los consumidores los comprarán), la música (38%) y las apps (37%).

El pago a través del móvil:

Las compras a través de los dispositivos móviles no afectarán solamente a este mercado concreto, sino que habrá repercusiones sobre el comercio físico. Se estima que las pasarelas de pago móviles serán cada vez más habituales y los consumidores las emplearán de forma más recurrente. Las previsiones son que, en 2019, el 5% de los pagos en tienda se realicen desde un terminal móvil.

Las previsiones de los analistas responsables del estudio es que, más allá de 2019, el móvil crezca aún más como método de pago. Se espera, de hecho, que entre 2020 y 2025 el uso del móvil como herramienta de pago adelante al uso del móvil como soporte de comercio.

El estudio reconoce que a los consumidores les llevará tiempo acostumbrarse a estas herramientas, especialmente porque suponen una nueva pauta de consumo y no una adaptación de lo que se estaba haciendo hasta ahora (como es el m-commerce con respecto al ecommerce) pero al final acabará cuajando. Al fin y al cabo, al ecommerce le llevó sus buenos 10 años conseguir entrar 'en serio' en el mercado.

Si quieres compartir...