Los adultos se suman a la audiencia de series como Hora de aventuras y Mi pequeño pony

Series para niños de 0 a 99

  • 25 de Jun, 2014

No es raro que los contenidos audiovisuales infantiles contengan algunos guiños al público adulto, sobre todo teniendo en cuenta que padres y tíos han de acompañar a los pequeños al cine o ver la tele con ellos sin dormirse. Si bien en series como los Picapiedra o en películas de Disney (especialmente de Pixar) esto quedaba sólo en algunos dobles sentidos inocentes para el niño, hay series que quieren conectar cada vez más decididamente con el público adulto. No se trata sólo de detalles ocasionales para mantener la atención de un padre sufridor, sino de un nivel de humor que, sin dejar de gustar a los niños (y de dirigirse a ellos principalmente), ha capturado a un público adulto que no necesita tener a un niño cerca para disfrutar de esos contenidos.

Exacto. Se trata de un hábito extendido. No hace falta seguir avergonzándose.

El personaje favorito de Barack Obama
Quizás la primera serie que apostó decididamente por este estilo fue Bob Esponja.  Ya en 2001 el 40% de los espectadores de la serie tenía entre 18 y 34 años y en 2013 la revista IGN la eligió como la decimosegunda mejor serie animada para adultos. Es más, el propio Barack Obama afirmó durante su primera campaña electoral que Bob es su personaje de televisión favorito.

No es de extrañar: su humor surrealista ofrece muchas lecturas y referencias. Por poner un ejemplo, en la película de 2004 salía David Hasselhoff como vigilante de la playa. ¿Cuántos de los niños que la vieron recordaban una serie que había finalizado su trayectoria tres años antes? Del mismo modo, la inocencia y el surrealismo del personaje se ha usado más de una vez para ofrecer mensajes que tienen una lectura más subversiva, como cuando Patricio y él decidieron adoptar una vieira.

Esto se ha traducido en acuerdos de licensing también dirigidos al público adulto, como las camisetas protagonizadas por los personajes de la serie en algunas colecciones de Inditex. Y también en promociones dirigidas a ellos, como la lanzada hace unos años en Twitter, cuando en teoría ningún niño menor de 13 años debería tener cuenta en esta red social.

Camisetas para todos
Bob Esponja no es la única serie animada para niños que aparece en la lista de IGN. En el puesto 15 está Hora de Aventuras. La serie no sólo tiene un humor también surrealista, sino que además no duda en tocar temas a primera vista más adultos. También lanza guiños como el hecho de que uno de los personajes tenga un diseño muy similar al de las primeras consolas Game Boy, con las que es más probable que hayan jugado los padres que los niños a los que se dirige la serie. Y desarrolla tramas complejas en las que hay, por ejemplo, realidades alternativas, o episodios en los que no aparece ninguno de los dos protagonistas, Jake y Finn.

Como explica Mar Romera, responsable de retail en España y Portugal en Turner, aunque estas series están pensadas para niños, "títulos como Hora de Aventuras, El asombroso mundo de Gumball o Historias corrientes tienen la particularidad de que están desarrolladas por creadores que actúan con gran libertad. Todos ellos llevan un niño dentro y a menudo se basan en sus recuerdos y experiencias infantiles, de ahí que no es extraño que, además de con los niños, estas historias conecten también con los hermanos mayores y con los padres", gracias a temas universales como la imaginación, la amistad y el sentido del humor.

En lo que se refiere a los productos de consumo, Romera apunta que la propiedad "está teniendo mucho éxito entre todas las edades", con desarrollo de producto para hermanos mayores y padres, incluyendo propuestas de diseño en las guías de estilo de la propia Turner. "Los comics, el videojuego, los artículos de regalo, las minifiguras, las mochilas de espalda y la ropa son los principales productos que se venden entre esos grupos de más edad", apunta.

La serie se ha hecho especialmente popular en internet, poblando especialmente la red social Tumblr de fanfiction, reversiones y homenajes de los propios fans, con textos, dibujos e incluso vídeos, al igual que ha ocurrido con My Little Pony . Sí. Pero para hablar de esta serie necesitamos hacer un punto y aparte.

Bronies y pegasisters
Los bronies son los adultos seguidores de la serie My Little Pony: Friendship is Magic. De bro ("tío, colega") y pony. Porque además en origen estos fans eran mayoritariamente hombres. De hecho, las mujeres se hacen llamar pegasisters.

Este fenómeno pilló tan por sorpresa a todo el mundo que acabaron protagonizando un documental. No es nada extraño si tenemos en cuenta que estos fans tienen incluso sus propias convenciones, como BronyCon, que se celebra cada año en Nueva Jersey y cuya última edición reunió a 8.400 fans.

De hecho y aunque a simple vista pueda parecer que la producción no es más que una serie de anuncios para vender el juguete de Hasbro, lo cierto es que incluye múltiples referencias al mundo del cine, del cómic y de la literatura. Por ejemplo, en un episodio uno de los personajes aparece vestido con la estética de Hunter S. Thompson , periodista conocido por Miedo y asco en Las Vegas. Eso sí, en lugar de su cigarrillo con boquilla, lleva un Chupa-Chups. Y en otro episodio se homenajea al Gran Lebowski .

La estrategia tiene todo el sentido del mundo: estas series ganan en profundidad y alcance; al convertirse en una experiencia familiar, se aumenta la fidelidad y mejora la experiencia, y al contar con oferta para todos los públicos, se incrementan las oportunidades para el propietario, el fabricante y el detallista.

Si quieres compartir...