María Costa, directora de Investigación Infantil, y Miriam Morante, project manager de Investigación Infantil y Ocio de AIJU

Cambios sociales, productos y oportunidades para el negocio del juguete

  • 22 de Abr, 2014

El conocimiento de las tendencias es tan importante para la industria del juguete que la Spielwarenmesse (Feria Internacional del Juguete de Nuremberg) ha creado en 2014 la TrendGallery: una área específica destinada a informar a las empresas sobre las últimas tendencias relevantes en el mercado actual, proyecto en el cual AIJU participa formando parte del comité internacional de expertos que genera y difunde la información. Desde la feria del juguete de Nueva York, American Toy Fair, por otra parte, se proponían otras seis tendencias más enfocadas a entender la tipología de productos presentes en el mercado americano.

En el presente artículo desarrollamos de forma aunada estos dos grupos de tendencias promocionadas desde las ferias de Nuremberg y Nueva York, muy coincidentes en gran parte, pero con matizaciones y aportaciones diferenciales. El artículo completo se puede leer en la edición Express de Juguetes B2B.

1. El tamaño del juguete sí que importa. La importancia del tamaño en los juguetes es el reflejo de las diversas realidades y necesidades sociales que llevan a los consumidores a buscar juguetes con mucho valor de juego ocupando poco espacio. La tendencia hacia lo micro y macro se observa en todas las categorías de juegos y juguetes desde figuras de acción, vehículos, juegos de construcción, etc.

A niños y adultos les encantan las cosas sorprendentemente pequeñas o pasmosamente grandes. En un mundo lleno de productos, el factor sorpresa atrae no sólo a padres y niños, también a prescriptores como blogueros que publican y difunden estas propuestas innovadoras.

El pequeño tamaño lleva en muchas ocasiones a juguetes asequibles (precio ajustado), lo que hace de esta una tendencia atractiva en la situación actual del mercado.

2. Los juguetes miran al pasado y al futuro. Los nuevos padres se interesan por las reinterpretaciones de productos que mezclan los juguetes tradicionales o retro con las tecnologías que utilizan en sus vidas diarias. Teniendo en cuenta que a los niños les encantan los juegos y juguetes combinados con dispositivos móviles, se está consiguiendo conectar dos generaciones, dándoles oportunidades para compartir momentos de diversión con significado.

Así, se revisan juguetes y héroes que gustaron a los padres en su infancia. Los padres que quieren transmitir y compartir sus recuerdos infantiles con sus hijos mediante la compra de juguetes basados en los que tuvieron cuando ellos eran pequeños. No obstante, los niños actuales y sus familias tienen características diferentes a los de hace aproximadamente treinta años, por ello, no demandan “exactamente” los mismos productos. La oportunidad en esta tendencia reside en poder inspirarse en la cultura popular del pasado como punto de partida para crear nuevas propuestas innovadoras y modernizadas con un diseño que atraiga a los padres e hijos actuales, por ejemplo, con el uso de tabletas o móviles inteligentes.

3. Juguetes que preparan para la vida. Hay cada vez más juegos y juguetes que presentan opciones a los niños para que aprendan a través del juego habilidades que les serán útiles para su vida adulta. Los padres están preocupados por la educación de sus hijos pero en un sentido más amplio que el mero conocimiento de conceptos académicos. Los padres actuales consideran que se disfruta más plenamente de la vida cuando se combina el trabajo con aficiones como la jardinería, la cocina, hacer ganchillo, punto... y  todo tipo de actividades creativas, proyectos Do It Yourself (DIY) o hechos por uno mismo.

Así, los padres buscan juguetes que promuevan valores educativos, pero cada vez más son conscientes de la importancia de educar a un hijo no sólo en términos académicos, sino con una amplia gama de intereses y habilidades. ¿Y cuáles son los intereses que los padres están fomentando practicar a sus hijos? Pues los mismos que a ellos les gusta realizar en su tiempo libre. Tiempo que padres e hijos pueden compartir mientras aprenden y se divierten juntos, además fomentar buenos hábitos, como comer de forma saludable, hacer ejercicio y tener contacto con la naturaleza.

4. Frightfully fun. El éxito de los juguetes con temáticas macabras no se basa en realidades o necesidades sociales, sino más bien en la influencia que han tenido en las familias la popularidad de las películas, series de televisión, videojuegos y libros de vampiros, zombies, fantasmas y todo tipo de monstruos. Por ello, es una tendencia más relacionada con la moda y por lo tanto con un tiempo de vida más corto.

El estilo gótico es el más representativo de esta tendencia. Basándose en este se presentan variantes que aportan nuevos modelos y estilos de juegos o juguetes innovadores. Se mezclan estéticas góticas con renacentistas o incluso con el estilo Kawaii, que aporta colores brillantes a un mundo tan oscuro.

También hay que mencionar el factor “ugg”: lo asqueroso triunfa entre los niños más mayores. Juegos con componentes pegajosos que recuerdan a mocos, alusiones a cerebros, pedos, insectos, monstruos feos y babosos, etc. Así como los juegos que permitan realizar trastadas y bromas. En general, lo importante es que todo tenga un componente humorístico y transgresor.

Si quieres compartir...