Cada vez son más los juguetes que incorporan elementos tecnológicos

Los Invizimals y la realidad aumentada

  • 21 de Mar, 2014

Los juguetes tecnológicos son cada vez más populares. Según datos de NPD, la categoría creció casi un 35% en España a cierre de 2013, gracias a las tabletas y a Furby, que fue además el juguete más vendido no sólo en España, sino también en el Reino Unido, Alemania e Italia. La excepción en Europa fue Francia, donde el producto más vendido fue de todas formas una tableta, la Storio de VTech. Esta clase de juguetes también incrementó sus ventas en el Reino Unido, copando siete de los diez juguetes más vendidos, y en Estados Unidos, donde las ventas se incrementaron en un 18%.

Para 2014 se espera que la tendencia continúe: hay dudas acerca de las tabletas infantiles, pero más bien en lo que se refiere al alto número de productos en el mercado (más de 40 modelos en España), y se espera que Furby continúe creciendo con su segunda versión, tal y como ocurrió el año pasado en Gran Bretaña.

Pero la gran novedad puede ser la realidad aumentada. La feria del juguete de Londres destacó esta tecnología como una de las tendencias a tener en cuenta para este año, gracias a las posibilidades de juego que incorpora, combinando tecnología y juguete tradicional.

Ya están llegando algunos ejemplos: por ejemplo, el Castillo de las Princesas de Disney de Mattel se puede combinar con una app para acceder a historias y actividades relacionadas con las áreas del juguete.

Y una de las propiedades que probablemente tendrá un impacto más que significativo son los Invizimals de Sony, que incorporan la realidad aumentada desde su nacimiento como videojuego de Novorama ya en 2009. La marca cuenta ahora con una serie de televisión coproducida por BRB Internacional y un programa de licencias que incorpora a IMC como master toy y a Panini como socio en el terreno de los coleccionables.

En cuanto a la serie, Javier Biern, director de licencias de BRB Internacional, explica que los especiales ya se estrenaron a finales del año pasado con “resultados espectaculares en España, Francia, Italia y Australia, entre otros”. La empresa, también agente de la propiedad, está confirmando su emisión en “todos los territorios a nivel mundial, incluyendo Estados Unidos y Asia para un gran estreno global para finales de 2014”.

La serie ofrecerá contenidos complementarios de realidad ampliada, gracias a los códigos que se emitirán en pantalla y que se podrán leer con la cámara del móvil o la tableta, con lo que los personajes saldrán de la televisión y parecerán interactuar en el salón de casa. Del mismo modo, las figuras de acción, que salen a la venta el 1 de abril y que ya pudimos ver en la feria del juguete de Nuremberg, vendrán con una tarjeta y un código: en este caso, no sólo los personajes cobrarán vida en la pantalla del dispositivo móvil, sino que además y si unimos dos de ellas, las veremos interactuar y pelear.

Estos juguetes saldrán a la venta en España y “en otros países como Francia, Italia, Grecia, Oceanía y Sudamérica. Pero el plan sigue en 2015 con el lanzamiento en el resto de países, esperando que Invizimals sea una marca global y duradera en el tiempo”, como explica Lito Baldovinos, brand marketing manager de IMC Toys. La empresa tiene una amplia experiencia en el mundo del licensing, pero se trata de la primera vez que actúa como master toy para una propiedad. Hay que destacar que IMC, Novorama, y BRB Internacional son empresas españolas.

En definitiva, se trata de un modo de jugar y de interactuar con los contenidos que va en auge: no olvidemos que cada vez vemos más la televisión mientras accedemos a los contenidos del móvil o de una tableta y que ya hay unos cuantos juguetes en los que el mundo fisico y el virtual interactúan, como los Skylanders o los Telepods de Hasbro para Angry Birds, aunque Baldovinos recuerda que “no existía ninguna línea de juguetes que interactuara de esta forma con la realidad aumentada, ni que permitiera que un dispositivo reconociera un juguete para que este cobre vida por sí solo”.

“Intuimos que en dos o tres años nuestra audiencia infantil no prestará demasiada atención a una pantalla que no le contesta de manera inmediata o reacciona a una mirada, un mensaje o una pulsación. No hay camino de vuelta”, apunta Biern, de BRB, que añade que “el futuro del audiovisual pasa por que la audiencia sea cada día menos pasiva y que interactúe de forma más directa con los contenidos e incluso decida qué es lo que se debe producir y cómo”.

Eso sí, no se trata sólo de añadir elementos tecnológicos sin más para que el juguete funcione, como subraya Baldovinos, de IMC Toys: “Lo importante es que esta tecnología tenga una relación con la marca, como es el caso de Invizimals, donde el videojuego, la serie, los juguetes y productos colaterales están en relación con la realidad aumentada. La tecnología es en este caso un activo de la marca, además de un elemento diferenciador”.

Si quieres compartir...