Josep Fenoy, director de Absolut Select Consulting

A palabras sabias, oídos sordos

  • 21 de Ene, 2014

El informe que publica la AED (Asociación Española de Directivos) en julio de 2013, como observatorio sobre la función directiva, nos dice que “los directivos españoles apuntan la mejoría de las empresas”. Eso es bueno. Identifica como factores para alcanzar este éxito: rodearse de un buen equipo, diferenciarse de la competencia y tomar decisiones de forma eficiente y ágil. Además, remarca la necesidad de abstraerse del corto plazo para definir el plan estratégico que nos guie hacia el futuro deseado.

¿Para qué necesito un plan estratégico?
El plan estratégico (PE) es un documento que define el rumbo de la empresa, nos sirve para tomar las decisiones de mayor calado, es imprescindible para tener claros los objetivos a medio y largo plazo y define las ventajas competitivas que nos hacen mejores ante la competencia. Delimita nuestro posicionamiento objetivo y las acciones para alcanzarlo. En definitiva, identifica dónde estamos, a dónde queremos llegar y cómo vamos a hacerlo.

La elaboración del plan estratégico precisa de un proceso de análisis y reflexión que nos permite plasmar las decisiones de futuro para nuestra empresa. El plan estratégico es papel mojado cuando no se llega hasta el último rincón de la compañía. El plan estratégico incorpora la descripción del tipo de modelo de negocio que vamos a utilizar (business model).

¿Qué es el modelo de negocio?
Por una parte, el modelo de negocio o business model (BM) determina a quién nos dirigimos, cómo nos relacionamos y de dónde proviene nuestra cifra de negocio. Para después concretar cómo vamos a hacerlo, los recursos y procesos clave, así como la estructura principal de costes, sin descuidar aquellas alianzas que son vitales para la continuidad de la firma.

Alexander Osterwalder & Yves Pigneur definen en su obra Generación de modelos de negocio (Business Model Generation) la herramienta lienzo del modelo de negocio como “un lenguaje común para describir, visualizar, evaluar y modificar modelos de negocio”.

Esta herramienta gráfica nos permite ponernos de acuerdo, y una vez concretado nuestro modelo plantearnos preguntas con vistas al futuro. Las escuelas de negocio (en nuestro país tenemos cuatro dentro del Ft-Ranking’13 de las 25 mejores del mundo) forman a los profesionales en el uso del lienzo del modelo de negocio y la definición del plan estratégico, como herramientas indispensables para conducir las organizaciones hacia las metas propuestas.

Sí pero, ¿qué hacen los directivos ante las dificultades de sus empresas? ¿Qué hacen diferente las empresas con éxito?
Desde Absolut Select Consulting hemos querido tomar una muestra objetiva para dar respuesta a estas preguntas. Entre junio y octubre de 2013, lanzamos el Estudio BaVEE’13 a la Pyme, en el que han participado un centenar de profesionales de diferentes sectores y tamaños de empresa y del que hacemos llegar aquí algunas de las conclusiones más relevantes.

1. Más de la mitad (58,2%) de las pymes trabajan el día a día sin tener un plan guía para su negocio. Curiosamente, las empresas con dificultades tampoco tienen un plan de actuación que les sirva de guía. Tres de cada cuatro empresas con problemas para afrontar los pagos no tienen un plan.

2. Las empresas entienden que es necesario disponer de un plan estratégico que defina el rumbo para su negocio (lo valoran con un 8,8 sobre 10). Los directivos que no planifican el futuro de sus empresas tienen consciencia de lo necesario que es hacerlo.

3. Los ejecutivos conocen las ventajas y el contenido del plan estratégico, y definen positivamente las mejoras que aporta a sus organizaciones.

4. Ante la pregunta: "¿El modelo de negocio de tu empresa es el que necesitas para afrontar las condiciones actuales de mercado?", tres de cada cuatro directores generales considera que NO tiene el modelo de negocio adecuado. Cinco de cada seis empresas con menos de 50 empleados opinan que necesitan revisar su modelo de negocio actual.

5. Objetivamente, revisar y mejorar el modelo de negocio aporta beneficios. Las empresas con resultados positivos comparten el modelo de negocio con toda la organización (lo hacen un 9% más), afirman tener un modelo diferente (un 8% más) y analizan las aportaciones de clientes para contemplarlas en su modelo de negocio (un 6% más).

En definitiva, parece que sabemos lo que debemos hacer, conocemos las herramientas y que utilizarlas mejora los resultados, ¿entonces?

Por desgracia, el 71,4% de las empresas no están buscando alternativas a su modelo de negocio. El equipo de dirección para empresas en pérdidas, en el 85,7% de los casos, no está buscando soluciones de futuro.

Definitivamente habrá que rendirse a la evidencia de que este mundo está loco. (Sacha Guitry)

Josep Fenoy
Director de Absolut Select Consulting
Si quieres hacernos llegar tus comentarios o proponer temas que te preocupen puedes escribirnos a estrategia@absolutsc.com o utilizando este formulario.

Si quieres compartir...