Para vender por internet necesitamos ponérselo fácil al cliente e inspirarle la máxima confianza posible

11 características de una tienda online de confianza

  • 30 de Dic, 2013

Para vender online no basta con abrir una página y esperar. El cliente tiene que disfrutar de una experiencia de compra fácil y agradable, y sobre todo hay que inspirarle confianza, lo cual no siempre es fácil.

Estos once factores pueden ayudar a vender más y mejor por internet.

1. La tienda online ha de ser fácil de usar. Si el cliente ha de perder el tiempo intentando averiguar cómo darse de alta o cómo puede realizar un pago, lo perderemos.

2. Tiene que ser cómoda. Uno de los motivos por los que los consumidores compran online es por la posibilidad de recibir los productos en su casa, por lo que hay que contar con una empresa de envíos rápida, eficaz y que permita al comprador controlar en todo momento dónde está su paquete. La entrega ha de ser además rápida: hay que tener en cuenta que algunas empresas ya están experimentando con entrega el mismo día. Si contamos con una tienda física, es buena idea ofrecer la posibilidad de recoger o incluso devolver el producto en el punto de venta.

3. De hecho, lo ideal es una oferta multicanal: contar tanto con la tienda online como con el punto de venta físico, de modo que el cliente cuente con las ventajas de ambos canales.

4. La tienda ha de ser flexible: cuántos más modos de pago ofrezcamos, más fácil será que el cliente confíe en nosotros. Los más prácticos son por tarjeta y Paypal, pero hay tiendas que ofrecen también la posibilidad de realizar una transferencia.

5. Ha de inspirar confianza. En una tienda tradicional es fácil porque el cliente sabe dónde estamos y hablamos con él cara a cara. En cambio, en una tienda online esta confianza se ha de generar dejándole bien claro:
- Que los pagos son seguros.
- Que puede cambiar o devolver los productos sin problema.
- Y que puede contactar fácilmente con nosotros, gracias a un formulario de contacto, un correo electrónico y un número de teléfono que se han de encontrar de forma fácil. Incluso, por qué no, un chat con un vendedor.

6. Una forma de diferenciarse y de ganar esta cercanía es ofrecer contenidos. Por ejemplo, a través de un blog en el que se comenten y muestren productos y tendencias de mercado, o publicando vídeos demostrativos de cada artículo en las fichas de producto.

7. También es imprescindible abrir la página a comentarios de los clientes sobre los productos, de forma transparente y sin miedo. En internet, los consumidores confían en las recomendaciones de otros usuarios. Si no las encuentran en nuestra página, las buscarán en otro sitio y quizás sea allí donde acaben comprando el producto.

8. La experiencia ha de ser lo más personalizada posible. Si contamos con un software que recuerde lo que el cliente ha consultado y comprado, además de los productos que ha guardado y los que han comprado clientes parecidos, podemos ofrecerle recomendaciones adecuadas a sus preferencias.

9. Las ofertas premium pueden reforzar la fidelidad del cliente. Por ejemplo, una tarifa plana de gastos de envío como la que ofrece Amazon, o descuentos y ofertas especiales para suscriptores al newsletter y seguidores en redes sociales.

10. Un buen sistema de búsqueda, que incluya categorías, productos y que tenga en cuenta las palabras clave más adecuadas para cada artículo, de modo que el cliente encuentre fácilmente lo que está buscando.

11. La tienda online ha de estar adaptada al móvil y a la tableta. Hay que tener en cuenta que la experiencia en estos dos dispositivos es diferente a la de un ordenador: las pantallas son más pequeñas, teclear es más difícil y los productos estrella han de ser accesibles de forma fácil y directa.

Si quieres compartir...