La calidad y la seguridad, factores clave

¿Qué es un juguete responsable?

  • 25 de Nov, 2013

Los padres buscan juguetes de calidad y seguros, y además valoran que las empresas fabricantes de juguetes cuiden aspectos como los derechos humanos, las normas laborales y el medio ambiente, según el estudio Es juego de todos elaborado por Famosa y centrado en el juguete responsable.

Este estudio se ha realizado recogiendo datos de 512 encuestas a padres con hijos de entre 3 y 10 años, además de dos grupos de discusión y un panel de expertos que incluía representantes de la industria del juguete (Asociación Española de Fabricantes de Juguetes y AIJU), de asociaciones de consumidores (OCU), académicos (ICADE), profesionales de la publicidad (El Chupete) y expertos en responsabilidad civil.

El estudio ha identificado cinco claves en lo que debería ser un juguete responsable:

1. El número de juguetes y el tiempo de juego. Siete de cada diez padres (69,9%) opina que sus hijos tiene un número excesivo de juguetes y dos tercios (64,6%) consideran que pasan tiempo suficiente jugando. Los expertos consultados explican que es necesario “educar a la ciudadanía en la compra y el uso responsable de los juguetes” y Eduardo Garagorri, responsable de ventas y marketing de Famosa, apuntó la necesidad de una “compra responsable y adecuada” y recordó que “el mayor número de juguetes aumenta la capacidad del juego y el desarrollo del niño”.

2. La calidad y la seguridad son los factores a los que los padres dan más importancia, en especial a la hora de comprar juguetes para los niños de hasta 3 años. El estudio apunta que un juguete de calidad tiene que estar bien diseñado, activar la imaginación del menor, transmitir valores positivos, no promover el consumismo y aportar información suficiente sobre el fabricante.

3. Los padres consideran que la responsabilidad social civil es una herramienta de marketing para las jugueteras y en este sentido, José de la Gándara, consejero delegado de Famosa, apuntó la necesidad de “educar al consumidor en RSC”, dada la “extrema vulnerabilidad del niño” ante aspectos como el uso no adecuado de un juguete o la publicidad.

4. De hecho y a pesar de esta visión distanciada ante los compromisos en RSC de las jugueteras, el estudio destaca que los padres valoran que las empresas respeten los derechos humanos, los derechos laborales de los trabajadores, el medio ambiente, y que además luchen contra la lucha contra la corrupción (en su sentido más amplio). Garagorri apuntó que el 64,6% de los padres no compraría un juguete cuya producción y comercialización no respetara estos puntos.

5. Los padres consideran que también es tarea suya que los niños jueguen con juguetes responsables, ya que ellos tienen la decisión última de compra, aunque recuerdan que las jugueteras tienen obligaciones sobre todo en lo que respecta a la calidad del juguete y a la publicidad.

En definitiva y según los expertos consultados, un juguete responsable reúne cinco características fundamentales:

1. Es divertido y atractivo para el niño.

2. Facilita el desarrollo y promueve valores positivos.

3. Fomenta la salud física, mental y emocional.

4. Es respetuoso con las personas y el medio ambiente.

5. Se produce de manera ética y rentable.

Si quieres compartir...