Esta red social está orientada a empresas y profesionales

Las oportunidades que Linkedin ofrece a las empresas

  • 14 de Nov, 2011

Linkedin tiene más de 135 millones de usuarios en todo el mundo. Menos que Facebook (800 millones) y que Twitter (200 millones), pero cuenta con una ventaja para las empresas: no hay juegos, fotografías de vacaciones, ni otros contenidos personales. A Linkedin se viene a trabajar, y esto simplifica la tarea de quienes quieran aprovechar esta red, ya que filtrar contenidos y usuarios es más fácil.
 
Pero para que resulte útil, una red social se ha de usar: no basta con estar presente, sino que hay que participar de forma activa para sacarle partido.

Conocer a otros profesionales
Así, los usuarios pueden comenzar creando su propia red de contactos, aprovechando las asociaciones y redes del sector en el que se trabaje. Por ejemplo, la búsqueda del término “licensing” devuelve más de 600 grupos en los que participan profesionales del sector, intercambiando información y consejos, además de exponiendo y resolviendo dudas.

No sólo se trata de establecer un vínculo, sino que se puede mantener el contacto continuado con los profesionales con los que la empresa trabaje y se relacione habitualmente: ya sea invitándolos a los grupos o usando las actualizaciones de perfil de Linkedin para informar acerca de novedades de la empresa. Estas actualizaciones tienen la ventaja de ser menos frecuentes que las de otras redes, por lo que su presencia en portada es mayor y al mismo tiempo menos molesta.

Sumar clientes y empleados

Una vez creada, esta red de contactos se puede aprovechar para conseguir nuevos clientes, empleados y proveedores, sacando partido a las recomendaciones que se publican en los perfiles y a la participación activa en los grupos y redes.

Además, la red es mundial, pero ofrece filtros por localización y también por empresa: se puede por ejemplo buscar a alguien de Barcelona que no trabaje en determinadas compañías de la competencia.

Controlar a los competidores
Linkedin permite asimismo estar informado sobre el sector y seguir a la competencia. Si se entra en contacto con otros profesionales del negocio, ya sea directamente o gracias a los grupos, uno puede ir leyendo las novedades que vayan publicando. Además, las empresas tienen también sus propios perfiles, a los que uno se puede suscribir y en los que se suele informar acerca de la actividad de la compañía.

Siguiendo con el ejemplo anterior, el término “licensing” arroja casi 250.000 profesionales y 6.000 empresas a las que uno se puede suscribir, con filtros como por ejemplo “música” o “entretenimiento”, además de los geográficos.

Con Linkedin se pueden además crear eventos y encuestas dirigidos a nuestros contactos y hay disponibles aplicaciones gratuitas que permiten gestionar proyectos, subir presentaciones e incluso publicar un portafolio multimedia.

En definitiva, esta red ofrece recursos que no sustituyen las relaciones personales, las entrevistas, las visitas, ni siquiera las llamadas y correos electrónicos, pero que configuran un medio muy útil para establecer primeros contactos, estar informado acerca del sector en el que se trabaja y, lo que también es importante, gestionar la imagen de la empresa.

Si quieres compartir...