Aumento de salarios en China sacude industria juguetera en Occidente

  • 07 de Feb, 2011

El aumento de los salarios en China está generando un fuerte movimiento en la industria del juguete en todo el mundo, reviviendo factorías en Occidente, según un análisis del sector previo a la Feria del Juguete de Núremberg (Alemania), que se celebra del 3 al 8 de febrero.

La masa de muñecas que se exhibe cada año en la expo se diseñan tradicionalmente en Occidente y llevan marcas occidentales, pero son fabricadas en el sur de China con trabajadores que cobran escasos salarios.

Las plantas chinas cortan la madera para producir bloques, sueldan y atornillan tractores y monopatines, y ensamblan coches de juguete y robots electrónicos. En Alemania, el mayor mercado juguetero de Europa, casi el 80 por ciento de los juguetes son de fabricación china. Pero no por mucho tiempo.

Por una parte, los comerciantes son cada vez más desconfiados tras una serie de problemas de seguridad registrados en los últimos años, por ejemplo con pintura tóxica y piezas pequeñas que se podían separar y que los bebés se podían tragar. Se culpó a las plantas chinas de estos defectos y se reforzaron las medidas de control, desde Alemania a Argentina.

A esto se añade que la inflación que existe en el país asiático está subiendo salarios y precios de coste. Oficialmente, la tasa es del cinco por ciento para los consumidores, pero la cifra real es mayor. La cotización del renminbi, la moneda china, ha ido en aumento, y la apuesta china por el trabajo barato se está agotando.

El precio de los juguetes en el comercio minorista aumentará en Europa este año un 30 por ciento, según los analistas, en gran medida por China. Las empresas alemanas afirman que las fábricas chinas están subiendo lo que piden por sus productos y algunos se plantean volver a producir en el Viejo Continente, en vista de que allí los salarios y la inflación están contenidos.

La tendencia será uno de los temas más debatidos en la feria, abierta solo a los mayoristas. Los expertos del sector que viajaron recientemente a China afirman que la época en que las fábricas del sur de ese país podían contar con una mano de obra migrante barata ha llegado a su fin.

"Los trabajadores se están trasladando a manufacturas de mayor valor agregado", explica Martin Böckling, jefe de la cooperativa de compras "Spiel und Spass" (Juego y Diversión). Y añade que Pekín ya no ve a los juguetes como una prioridad.

Si quieres compartir...