Ignacio Gaspar, director general, Rafael Errea, presidente, y Julio Daza, consejero delegado de Toy Planet

“El principal reto está en adaptarse a los cambios de nuestro consumidor, de sus hábitos de compra y de su edad de juego”

  • 14 de Feb, 2013

Toy Planet celebra su 25 aniversario en 2013. La compañía, que fue fundada por seis empresas con un total de 10 puntos de venta, cuenta actualmente con 220 establecimientos repartidos por toda España. Como reto, en 2015 la central de compra espera alcanzar las 250 tiendas. Ignacio Gaspar, director general, junto a Rafael Errea, presidente, y Julio Daza, consejero delegado, explican en esta entrevista los valores principales de la entidad: trabajo en equipo, austeridad y honestidad. La versión íntegra se podrá leer en el número 205 de Juguetes B2B, que se distribuirá en los próximos días.

Toy Planet celebra este año su 25 aniversario. ¿Cómo valoran la evolución de la asociación durante estos años? ¿Qué hechos más significativos resaltaría?
Lo cierto es que con motivo de este tipo de celebraciones y aniversarios, se aprovecha para echar la vista atrás y rememorar todos los momentos, buenos y no tan buenos, y nos damos cuenta que con el esfuerzo de todos, socios, proveedores, clientes y empleados de la central, Toy Planet ha conseguido afianzarse como una de las principales cadenas a nivel nacional. No ha sido un camino fácil pero ha merecido la pena. Y creemos que ha sido llevado a cabo en base a tres valores principales: trabajo en equipo, austeridad y honestidad hacia nuestros socios. Presumimos de ser muy transparentes en la gestión y es algo que nuestros socios nos reconocen habitualmente.

En los últimos años, los hábitos de compra han variado. ¿Qué aspectos consideran que prioriza el consumidor hoy en día?

Se va a mantener la conducta de los últimos años, con un consumidor muy exigente, que va a comprar lo que necesita, y que va a ser tremendamente reflexivo. Esta reflexividad no es únicamente a nivel de precio, sino que reflexionará también más sobre el producto ideal para su usuario final, sobre el servicio que se le da, etc. Además, la multicanalidad, la mezcla del mundo online con el offline se va a agudizar también.

En cuanto a producto, la consolidación de artículos electrónicos, como las tablets, se agudizará en los próximos años. Es un producto que ha iniciado su fase de democratización en esta campaña.

Pero el gran reto al que se enfrenta nuestro sector, y que es un cambio estructural, es, por un lado, la bajada de edad de juego para los productos que actualmente ofrecemos y, por otro, el descenso de la natalidad, algo que ejerce un efecto pinza en la demanda tremendamente “estresante”, y que va a suponer una adaptación de todos y no sólo por parte de la distribución.

¿Qué papel juegan las licencias en las ventas del sector juguetero? ¿Cuáles consideran que serán las propiedades que despuntarán en 2013?

En España, es muy importante. Entre un 30-33% es un dato que habla por sí sólo. No obstante, el 2011 fue el primer año en el que el peso de la licencia bajó y en 2012 tampoco ha aumentado. Creemos que está sobresaturado, tanto a nivel de títulos como de familias de producto licenciadas, que no encajan con la filosofía de la propiedad. Además, ese consumidor más reflexivo al que nos referíamos antes también va a filtrar este mercado, ya no vale el poner una pegatina de un personaje determinado a un artículo genérico y a vender. El propietario-agente y el licenciatario deberán “hilar más fino”. Por otro lado, el que los propietarios de las licencias informen de primera mano a la distribución de sus planes a un año facilitaría mucho también la selección de producto. En estos momentos, ya estamos en contacto con los principales del mercado.

En cuanto a las licencias a destacar en el 2013, creemos que Disney tendrá un buen año con propiedades como Monstruos y Planes. Monster High seguirá estando ahí y Peppa Pig alcanzará su punto álgido. Abeja Maya será una de las sorpresas del 2013.

¿Cómo se presenta el 2013 para los profesionales del sector juguetero?

Va a ser un ejercicio con un inicio muy complicado, donde quizás se produzca algún filtro a nivel de la oferta, como ha ocurrido en otros sectores. El principal reto está en adaptarse a los cambios de nuestro consumidor, de sus hábitos de compra, de su edad de juego y a la bajada de natalidad.

En cuanto a oportunidades, creemos que cada uno deberá detectarlas en su casa, pero pasan en parte por una mayor “coopetencia”, difícil actualmente, pero que debemos fomentar.

Si quieres compartir...