Florenci Verbon, director general de Educa Borrás

"La mayoría de los juguetes tienen algo de educativo"

  • 19 de May, 2011
Florenci Verbon está al frente de Educa Borrás, que nació en 2001 de la fusión de las empresas de puzzles y juegos Educa Sallent (fundada en 1967) y Borrás Plana (con origen en 1894). Se trata de una juguetera centrada en artículos educativos y que combina títulos clásicos como los juegos de magia y nuevos productos electrónicos. Como explica el propio Verbon, la compañía posee además una característica opuesta a la tendencia actual en el mundo de la empresa: Educa Borrás mantiene la mayor parte de su producción en Sant Quirze del Vallés (Barcelona) y exporta a todo el mundo, incluidos por supuesto Taiwan y China.

¿Qué aportan los juegos y juguetes educativos frente a otro tipo de juegos o incluso ante la competencia de dispositivos electrónicos y videojuegos? 
Lo importante son los contenidos y estos cambian poco. Sí cambia la forma de presentárselos al usuario, en este caso el niño o niña. La mayoría de los juguetes tienen algo de educativo. Jugar es educativo. Sin embargo, los juegos denominados educativos focalizan en aspectos más estrictamente dirigidos al aprendizaje de contenidos concretos. También conviene tener en cuenta que los juegos educativos, por la característica que cito, permiten ser ajustados a la edad recomendada de manera mucho más fiel en función de las capacidades y del desarrollo cognitivo que sabemos tienen los niños y niñas de cada franja de edad concreta. En Educa Borras nos esforzamos particularmente en este aspecto, tratando de recomendar a los padres los juegos más adecuados a la edad de sus hijos. Por lo que a la evolución de la tecnología se refiere, se trata simplemente de otra manera de presentar los contenidos. El juego educativo tradicional ha evolucionado y por eso hoy hacemos juegos educativos que hablan, producen sonidos, que se utilizan con la ayuda de un PC, que en definitiva se interrelacionan con el niño y la niña de manera interactiva.

¿Qué tendencias cree que marcarán la evolución de estos juegos en los próximos años? 
Sin duda habrá una evolución en la dirección de la tecnología, pero sin dejar de lado el juego educativo básico que, eso si, se enriquecerá con nuevos materiales y fórmulas de juego. El aspecto manipulativo de un juego educativo clásico se mantendrá puesto que el desarrollo de las destrezas manuales es muy importante.

A pesar de que apuestan por la distribución internacional, su compañía tiene la mayor parte de la fabricación en Sant Quirze del Vallés. ¿A qué responde esta decisión, ante la tendencia global a la deslocalización de la producción? 
Pensamos que una cosa no excluye la otra. Es cierto que Educa Borras tiene y ha tenido siempre una gran vocación internacional. Resulta lógico tenerla cuando el mercado doméstico no es muy grande (2,5% del mercado mundial), es maduro y sin grandes crecimientos y, por otra parte, nuestras participaciones de mercado en las categorías de producto en las que estamos presentes son ya muy elevadas. Toda empresa española, de cualquier sector, que funciona bien en estos momentos, tiene una parte importante de sus ventas en el mercado exterior (baste simplemente ver el portafolio de negocio del grupo Banco de Santander).

Con respecto a nuestras decisiones de fabricación, si seguimos fabricando más del 90% de nuestros productos en España, es porque, gracias a las inversiones realizadas, mantenemos nuestra total competitividad, con calidad europea y máxima flexibilidad de adaptación a los cambios de la demanda. Es cierto que fabricar con los costes en euros y vender en dólares, con los tipos de cambio de estos últimos años, y aun así seguir creciendo a buen ritmo parece increíble, pero es un hecho que hemos demostrado año tras año. A modo de ejemplo evidente, Asia y Pacífico es parte de nuestros mercados internacionales y de hecho, exportamos productos fabricados en Sant Quirze del Vallés a Taiwan, China, Nueva Zelanda y Australia.

Si quieres compartir...