Ayuda en el desarrollo físico y emocional de los más pequeños

Los beneficios del juego al aire libre

  • 14 de Jun, 2018

Los juegos al aire libre representan una oportunidad para mejorar la salud de los más pequeños y los expertos resaltan la importancia de este tipo de juego para los niños y niñas.

Los expertos tienen cada vez más claro que el juego al aire libre es muy importante para los niños y niñas y resaltan que este tipo de juego reporta muchos beneficios para los más pequeños. Y es que los juegos al aire libre permiten a los niños y niñas mantenerse activos, a la vez que les brindan múltiples oportunidades para interactuar con otros niños y en entornos diferentes que no sean ni su hogar ni la escuela. Asimismo, el juego activo, según los expertos, es clave para el desarrollo físico de los más pequeños, y los ayuda a mejorar habilidades y aptitudes físicas como la coordinación, el equilibrio o la motricidad.

Los diferentes estudios sobre los beneficios de llevar un estilo de vida activo y no sedentario se pueden trasladar también al día a día de los niños y niñas y, de hecho, existen estudios que demuestran que los niños físicamente activos tienden a ser más sanos, mientras que una infancia sin mucha actividad puede acabar desarrollándose en una vida adulta sedentaria. A todo esto, cabe añadir que el juego activo al aire libre ayuda a que los niños y niñas utilicen sus reservas de energía, al mismo tiempo que promueve mejores hábitos de comida y sueño.

Aunque los beneficios del juego al aire libre y el juego físico pueden ser muchos y variados, a continuación destacamos algunos puntos que consideramos que son más importantes en este tipo de juego:

  • Fomenta la creatividad: Jugar al aire libre ofrece a los más pequeños la oportunidad de inventarse historias y vivir situaciones únicas.
     
  • Potencia la imaginación: Ligado al punto anterior, el crear e imaginar situaciones que en otros contextos no serían posibles, es muy beneficioso para los niños.
     
  • Relacionarse con otros niños/as: El juego al aire libre brinda también la oportunidad a los más pequeños de relacionarse con personas diferentes y en entornos no habituales.
     
  • Habilidades sociales: Además, al relacionarse con otros niños y niñas, los más pequeños pueden aprender a desarrollar habilidades sociales –por ejemplo, si ven un niño llorar, pueden sentir empatía-.
     
  • Desarrollo de las condiciones físicas: Jugar en un parque, en el jardín o en otros espacios abiertos, fomenta el ejercicio físico y el desarrollo de habilidades como el equilibrio o la fuerza.

Ante la importancia que está adquiriendo el juego al aire libre, María Costa, directora del departamento de consumidor infantil y ocio de AIJU, destaca que la industria del juguete está presentando juegos outdoor que destacan por “facilitar la experimentación en la naturaleza involucrando a niños de distintas edades e incluso a toda la familia”.

Si quieres compartir...