UN DESAFÍO HISTÓRICO PARA LA INDUSTRIA JUGUETERA ESPAÑOLA

El reto de la desestacionalización en el sector del juguete

  • 15 de Feb, 2018

El reto de la estacionalización, una vez terminada la campaña de Navidad y Reyes, se confirma un año más como uno de los grandes desafíos del año para las empresas jugueteras. 

Tras tener acceso a las valoraciones que los profesionales del sector juguetero nos han ofrecido sobre la celebración de la Campaña de Navidad y Reyes, podemos observar cómo el reto de la estacionalización continúa siendo uno de los grandes desafíos del año para las empresas.

Representando los resultados en ventas de la Campaña de Navidad entre el 40% y el 70% de las ventas anuales, según los datos de los distribuidores consultados, podemos afirmar que se trata de un factor muy arraigado a la cultura de nuestro país. En este sentido, las fuentes consultadas aseguran que España es uno de los países que, a nivel europeo, más sufre dicha problemática. Y vencerla supone un reto que no resulta novedoso, ya que el mercado del juguete ya lo viene arrastrando desde hace muchos años.

El reto para los profesionales del sector juguetero empieza por conseguir una revalorización del juguete como bien cultural

De hecho, según los datos de NPD Group, el 28,5% de las compras de juguetes en España se concentraron en 2017 entre el 18 de diciembre y el 6 de enero, y el 48% de la facturación anual se produjo entre diciembre y la primera semana de enero.

El juguete como bien cultural

Asimismo, nos encontramos ante una problemática que desde la industria, tal y como aseguran las compañías a las que hemos accedido, han intentado vencer enfocando el juguete como un elemento clave para la educación de niños y niñas, más allá de un premio o un regalo a tener en cuenta en un periodo determinado.

El reto, pues, empieza por conseguir una revalorización del juguete como bien cultural, recordando que el juego es básico para el desarrollo de cualquier niño –y siendo el juguete una gran herramienta para potenciar el juego-.

Además, la edad del juego de los más pequeños sigue reduciéndose. Poco a poco, los profesionales observan mayores diferencias en cuanto al consumo de juguetes por niño y año, debido en gran parte a la poca visión formativa del juguete que existe en el país.

El papel de las jugueterías, un factor clave

Muchos profesionales, a la hora de hablar de posibles soluciones para solventar la problemática de la estacionalización, mencionan la importancia de conseguir una estrategia unida entre fabricantes y distribuidores, que consiga mayor cuota de mercado durante todo el año.

Para ello, más allá del papel que juegan los padres a la hora de fomentar el juego en sus hijos, es importante que los fabricantes apuesten por la calidad en sus productos. Mientras, también cobra relevancia el hecho de que la distribución reporte a dichos productos la mayor rotación posible. Todo ello, sin olvidar la experiencia de compra que se ofrece en la tienda. En este sentido, muchos profesionales aseguran que el niño o la niña que decida entrar en una juguetería tiene que salir queriendo volver, tras haber podido experimentar jugando.

Si quieres compartir...