Los juguetes de primera infancia mantienen sus ventas dentro de las tiendas de puericultura

El juguete de primera infancia: una categoría con futuro (galería)

  • 07 de Oct, 2013

La mayoría de los detallistas especializados considera que las ventas del juguete de primera infancia se mantienen estables. Se trata de una serie de productos que el punto de venta ha visto sobre todo como un complemento, dada la competencia de otros actores comerciales como jugueterías y grandes superficies, pero que mantiene su atractivo y su demanda, tal y como recoge el informe sobre la categoría publicado en Puericultura Market.

Se mantienen las compras por impulso
El juguete de primera infancia ha sido tradicionalmente un producto comprado como regalo y también por impulso. Esta situación ha cambiado con la coyuntura y los consumidores también tienen en cuenta los precios y las prestaciones, siguiendo una compra más racional.

Esto no significa que las ventas vayan a peor: desde Playmobil incluso se apunta que “es un sector que está en auge aunque la natalidad en España haya descendido. Además, ha hecho frente, satisfactoriamente, a la crítica coyuntura económica, sabiendo adaptar tanto los precios como los productos a los tiempos que corren”. Los cambios no han llevado a una caída de las ventas, sino a que se destine “la misma cantidad de dinero, pero distribuida en varios regalos”.

Es decir, los padres estudian muy bien las necesidades del pequeño antes de hacer cualquier compra y el umbral de precio para las compras por impulso ha bajado.

Un espacio para el bebé

No hay que olvidar que se trata de un segmento que cada vez tiene más peso en el total de las ventas de juguetes. Así, Tomy recuerda que cada vez hay más competencia y concentración de producto “durante esta primera etapa, ya que los niños dejan de jugar muy pronto con juguetes convencionales”.

Si bien esto supone una dificultad para los fabricantes y para el canal especializado en el juguete, es en cambio una oportunidad para el canal de puericultura, que sigue contando con estos productos como una venta complementaria, difícilmente alcanzando el 20% de la facturación, y tiene por tanto margen para hacer crecer su oferta.

Ofrecemos una galería con algunos de los productos que se pueden ver en la revista.

Si quieres compartir...   

Galería


Kooky Stacker, de Taf Toys (distribuido por Andreu Toys), es un Juguete para apilar cuatro aros de vivos colores con la cara de un peluche en la parte superior. A partir de 9 meses.
Roll up microorganismos (Bebé Due):espiral de juego diseñado para diferentes soportes: silla, cuna o Grupo 0. Favorece el desarrollo de la motricidad fina y el reconocimiento de formas y colores.
Correpasillos Roller Roadster, de Having a Ball (El Bebé Aventurero) es un correpasillos también disponible en rosa.
La pinza carrillón musical, de Jané, cuenta con un espejo y peluches de colores.
El Caracol bloques y música, de Fisher-Price y con distribución de Matías Massó, cuenta con múltiples piezas de colores que se guardan en el cascarón. Al encajar los bloques el caracol se balancea y suena una melodía.
El cubo de actividades de Dragy, de Miniland, ofrece texturas y figuras para favorecer la coordinación ojo-mano y la comprensión de la relación causa-efecto. Gran tamaño: 15x15x15 cm.
El arrastre búho de Skip Hop (Nikidom) aletea cuando se tira de él. Cuenta con ruedas antideslizantes. A partir de 18 meses.
La Granja Maletín de Playmobil incluye figuras y complementos que se pueden guardar dentro del maletín.
La Baby Tablet, de Saro, es un juego táctil que ayuda a dar los primeros pasos en el lenguaje y la música y fomenta la coordinación ojo-mano.
Con Apilar y encajar Winnie the Pooh, de Tomy, también se puede jugar en el baño, aprovechando los chorros de agua.